Contralor de Cuentas Públicas de Texas

Para Publicación Immediata

1 de mayo del 2020

La Recaudación de los Impuestos Sobre las Ventas Alcanzó $2.6 Mil Millones en Abril

(AUSTIN) — El Contralor de Texas Glenn Hegar dijo que la recaudación de los impuestos sobre las ventas estatales en abril alcanzó los $2.58 mil millones, 9.3 por ciento menos que en abril del 2019, una de las más bajas desde enero del 2010.

La mayoría de la recaudación de los impuestos sobre las ventas de abril se basan en las ventas realizadas en marzo y remitidas a la agencia en abril. Los requisitos de distanciamiento social generalizados no se habían establecido en gran parte del estado hasta finales de marzo, lo que significa que el impacto de esas medidas sólo afectó a una parte de las remesas del impuesto sobre las ventas en abril. Las remesas del mes próximo probablemente mostrarán descensos más bajos en comparación con hace un año, ya que los efectos tanto del cierre de las empresas relacionadas con COVID-19 como de los precios del petróleo en desplome se manifestaron a lo largo de abril.

“Las recaudaciones de los impuestos estatales sobre las ventas disminuyeron como resultado de los esfuerzos por frenar la propagación del COVID-19 a través de cierres de empresas, límites de la multitud y las órdenes de quedarse en casa, así como una caída precipitada de la demanda mundial de petróleo”, dijo Hegar. “Las reducciones más bajas en las remesas de impuestos fueron de las empresas que fueron más rápida y dramáticamente afectadas por las medidas de distanciamiento social: restaurantes, lugares de artes escénicas, cines, parques temáticos y gimnasios, así como tiendas por departamentos y tiendas minoristas. Sin embargo, esas pérdidas fueron, hasta cierto punto, compensadas por los aumentos de los minoristas de grandes almacenes, las tiendas de comestibles y los vendedores en línea. Las remesas de los sectores relacionados con el petróleo y el gas también cayeron significativamente, ya que las empresas de exploración y producción de petróleo y gas recortaron el gasto de capital en respuesta al desplome del precio del petróleo”.

El impuesto sobre las ventas es la fuente más grande de financiación para el presupuesto estatal, representando el 57 por ciento de todas las colecciones del impuesto. También puede ser un indicador rezagado de desaceleraciones económicas. La recesión asociada con la crisis financiera hace más de una década comenzó en diciembre del 2007 y duró 18 meses, pero Texas no vio descensos significativos del impuesto sobre las ventas hasta principios del 2009. Mientras los efectos sobre los impuestos sobre las ventas de la actual contracción económica han sido más inmediatos, el impacto del aumento del desempleo y la contratación de la actividad económica en muchas partes de la economía del estado, incluida la exploración y producción de petróleo y gas natural, probablemente servirá para disminuir los ingresos del impuesto sobre las ventas durante muchos meses.

Los efectos de la desaceleración económica de marzo y la caída de los precios del petróleo fueron más evidentes en otras fuentes de ingresos en abril del 2020. Texas recaudó los siguientes ingresos de otros impuestos principales:

  • los impuestos de rentas y ventas de automóviles — $164 millones, una disminución del 45 por ciento de abril del 2019, la mayor caída mensual registrada en los datos que se remontan a 1983;
  • los impuestos de gasolina — $284 millones, una disminución del 12 por ciento de abril del 2019, la caída más baja desde 1991;
  • los impuestos de la producción de gas natural — $67 millones, una disminución del 48 por ciento en abril del 2019;
  • los impuestos de la producción de petróleo — $191 millones, una disminución del 45 por ciento de abril del 2019;
  • impuesto de ocupación hotelera — $24 millones, una disminución del 63 por ciento de abril del 2019, la caída más baja desde 1990; y
  • impuestos sobre las bebidas alcohólicas — $57 millones, una disminución del 55 por ciento de abril del 2019. Las disminuciones fueron impulsadas por los ingresos brutos de bebidas mixtas y los impuestos sobre las ventas, los cuales disminuyeron más del 58 por ciento. Los impuestos especiales sobre la cerveza subieron un 16 por ciento con el de abril del 2019, mientras que los impuestos sobre los impuestos especiales sobre el vino subieron un 9 por ciento con el de abril del 2019.

Para más detalles sobre todas las recaudaciones mensuales, visite el Monthly State Revenue Watch del Contralor. Para una historia extensa de desarrollos y tarifas de la política fiscal desde 1972, visite nuestra publicación actualizada de Fuentes de Ingresos.