Skip navigation
Glenn Hegar
Texas Comptroller of Public Accounts
Glenn Hegar
Texas Comptroller of Public Accounts
Glenn Hegar
Texas Comptroller of Public Accounts

Recesiones e Ingresos PERSPECTIVA DE EL DECLINE

Por Courtney King, Chris Dittmar y JoJo Estrada Publicado en mayo del 2020

Las medidas de salud pública implementadas para contener la propagación de COVID-19 han causado una fuerte contracción en la actividad económica. Hoy, estamos en las etapas iniciales de una recesión.

En Texas, el impacto se vio agravado por una profunda caída en los precios de la energía que comenzó a principios de marzo y ahora se ve reforzada por un colapso de la demanda causado por la recesión económica. Y aunque los impactos totales no están claros, es evidente que la economía de Texas y las recaudaciones de ingresos se verán afectadas drásticamente.

Se puede esperar que las proyecciones estatales de ingresos para el bienio 2020-21 disminuyan. Al mismo tiempo, las presiones sobre las finanzas del estado están aumentando a medida que un gran número de tejanos recurren a Medicaid, seguro de desempleo y otras formas de asistencia pública. Y cualquier disminución en el valor imponible de la propiedad, una fuente crítica de financiamiento local para las escuelas públicas de Texas puede hacer que aumente la participación del estado en los costos de educación pública.

LOS DESAFÍOS ECONÓMICOS ÚNICOS

Si bien la mayoría de las recesiones son causadas por cambios en la demanda o la oferta, la pandemia de COVID-19 ha causado conmociones en ambos.

La pandemia ha interrumpido las cadenas de suministro vitales al desacelerar las importaciones y al obligar a las empresas nacionales a cerrar, despedir trabajadores o reducir las horas de trabajo. El “distanciamiento social” y otras medidas destinadas a mitigar la propagación del COVID-19 han dado grandes golpes a las industrias de servicios al consumidor en todo el mundo, incluidos los viajes, el turismo, el alojamiento, la gastronomía y la recreación.

En Texas, los efectos inmediatos se reflejan en las solicitudes iniciales semanales de desempleo. Las reclamaciones para la semana que finalizó el 21 de marzo aumentaron un 860.8 por ciento con respecto a la semana anterior (Anexo 1). Hasta la fecha, el número semanal de los reclamos en Texas alcanzaron su punto máximo en la semana que terminó el 4 de abril, en más de 315,000. Por el contrario, las solicitudes de Texas alcanzaron su punto máximo de 50,000 en una semana durante la Gran Recesión durante los finales de la década del 2000 y 64,000 después del Huracán Harvey en el 2017.

ANEXO 1: SOLICITUDES DE SEGURO DE DESEMPLEO INICIALES SEMANALES,
SEMANAS QUE TERMINAN 4 DE ENE. – 9 DE MAYO DEL 2020

Fuente: Departamento de Trabajo de los Estados Unidos

Exhibit 1 data


Debido a los retrasos en los reportes y la recopilación de información de datos, muchas fuentes de datos oficiales aún no reflejan los impactos económicos iniciales de la pandemia. Sin embargo, otras fuentes pueden agregar una perspectiva adicional.

Los datos de Homebase, por ejemplo, una empresa que proporciona software de programación a miles de pequeñas y medianas empresas, predominantemente en el sector de servicios, que emplean trabajadores por hora, reflejan la rapidez con la que se vio afectado este segmento de la economía (Anexo 2).

ANEXO 2: CAMBIO DE PORCENTAJE EN EL NÚMERO DE CLIENTELA EN HOMEBASE PARA NEGOCIOS, DE LOS ESTADOS UNIDOS Y TEXAS (ÁREAS DE ESTADÍSTICAS METROPOLITANAS), 1 DE MARZO – 14 DE MAYO DEL 2020

Nota: Las áreas de estadísticas metropolitanas (MSA) son basadas en la definición de la Oficina del Censo de los Estados Unidos. La clientela de Homebase se concentra principalmente en los siguientes sectores, clasificados por Homebase: belleza y cuidado personal; organizaciones benéficas, educación y membresía; comida y bebida; cuidado de la salud y estado físico; hogar y reparación; ocio y entretenimiento; servicios profesionales; ventas al por menor; transporte; y “otra."
Fuente: Homebase

Exhibit 2 data


También se puede rastrear el impacto de la pandemia en la industria de viajes. Según los datos de la Administración de Seguridad del Transporte, el número de viajeros que pasan por los puntos de control de seguridad del aeropuerto de los Estados Unidos disminuyó en un 40 por ciento año tras año a mediados de marzo y en un 93 por ciento a finales de mes (Anexo 3).

ANEXO 3: AÑO A CAMBIO DE AÑO EN EL NÚMERO DE VIAJEROS PASANDO POR LOS PUNTOS DE CONTROL DE SEGURIDAD DEL AEROPUERTO DE LOS ESTADOS UNIDOS
1 DE MARZO DEL 2020 - 17 DE MAYO DEL 2020

Fuente: Administración de Seguridad del Transporte de los Estados Unidos

Exhibit 3 data


LOS PRECIOS DEL PETRÓLEO INTENSIFICAN LA RECESIÓN

Justo cuando emergían las dimensiones completas de la pandemia, una disputa entre Arabia Saudita y Rusia sobre los límites en la producción de petróleo ayudó a impulsar su precio bajó de unos $60 por barril a principios del 2020 a unos $20 por barril a mediados de marzo.

Aunque las dos naciones finalmente llegaron a un acuerdo para reducir la producción de petróleo, las medidas de salud pública en todo el mundo han limitado la fabricación, el transporte y los viajes, lo que ha provocado la caída de la demanda de petróleo. A fines de abril, el precio fijado para las entregas de mayo de petróleo crudo West Texas Intermediate (WTI, por sus siglas en inglés), el contrato de petróleo más comercializado del mundo y uno de los tres principales puntos de referencia en precios del petróleo, junto con Brent y Dubai Crude, cayó brevemente negativo en el New York Mercantile Exchange (NYMEX, por sus siglas en inglés), que alcanzó un mínimo histórico de casi $40 por barril.

En su más reciente perspectiva de energía a corto plazo, la Administración de Información de Energía de los Estados Unidos estimó que el consumo mundial del petróleo caerá en un promedio de 5.2 millones de barriles por día durante el año 2020.

Para complicar aún más las cosas, algunas empresas del sector energético ya enfrentaban dificultades financieras antes del primer caso confirmado de COVID-19. En el 2019, 42 compañías de exploración y producción se declararon en bancarrota, y aún más podrían estar en camino.

RECESIONES E INGRESOS FISCALES

La crisis del sector de la pandemia y la energía ha provocado choques económicos sustancialmente diferentes a los de las más recientes recesiones de la historia como los provocados por la crisis de ahorro y préstamo de los años ochenta y noventa, el colapso de la burbuja del punto-com y los ataques terroristas del 2001 tanto como la crisis financiera del 2008. Aun así, estos períodos se pueden usar para ilustrar cómo se ven afectadas las recaudaciones de impuestos estatales durante las recesiones.

AÑO TRAS AÑO

La comparación año tras año es una medida económica de uso común que compara el crecimiento en un período, generalmente un mes o un trimestre, con el mismo período en un año anterior o posterior, como enero del 2019 frente a enero del 2020. Las comparaciones interanuales eliminan el efecto de las fluctuaciones estacionales, por ejemplo, el aumento habitual en las recaudaciones de impuestos sobre las ventas después de las vacaciones de Navidad, y por lo tanto son útiles para discernir las tendencias a largo plazo.

El gobierno estatal de Texas depende en gran medida de la recaudación de impuestos para financiar sus funciones. En el año fiscal del 2019, Texas recaudó $59.4 mil millones en impuestos, lo que representa casi la mitad de los ingresos netos totales del estado. Veamos a los impuestos afectados por las recesiones pasadas, y aquellos que probablemente se verán afectados significativamente por la interrupción económica actual.

IMPUESTOS DE VENTA Y USO

El impuesto general sobre las ventas y uso de Texas es la fuente de ingresos fiscales más grande y más importante del estado, representando el 57.3 por ciento de los ingresos fiscales totales en el año fiscal del 2019. Como nuestro impuesto más amplio, el impuesto sobre las ventas generalmente sigue las fluctuaciones en la economía total estatal junto con nuestro producto bruto del estado o por su nombre en inglés Gross State Product (GSP).

El anexo 4 muestra el crecimiento año tras año en recaudación de impuestos sobre las ventas y el producto bruto del estado o GSP, destacando recesiones recientes y significativas caídas en los precios del petróleo (los mayores de 10 por ciento). Cambios anuales en los ingresos por impuestos sobre las ventas y el GSP de Texas se ha reflejado entre sí excepto en la década de 1980, cuando la legislación cambió la tasa de impuesto sobre las ventas y base imponible en respuesta a una recesión.

En los años 90, una década generalmente marcada por un crecimiento económico robusto, los cambios interanuales en las ventas mensuales de Texas donde los ingresos tributarios se mantuvieron positivos durante una etapa prematura de recesión en los años noventa al igual que la mayor parte de la década. Durante los años 2000, la disminución anual en los ingresos por impuestos a las ventas se produjo principalmente después de que terminó la recesión del 2001, desde enero del 2002 hasta agosto del 2003. Los ingresos cayeron durante 18 meses de este período de 20 meses, con una disminución promedio de 1.7 por ciento.

ANEXO 4: CAMBIO DE AÑO A AÑO EN VENTAS Y USO DE INGRESOS FISCALES PRIMER TRIMESTRE FISCAL 1983 - SEGUNDO TRIMESTRE FISCAL 2020

Nota: A fines de la década de los 1980, los grandes cambios interanuales en las colecciones fueron causados por cambios en la tasa y base impositiva sobre las ventas y el uso. La tasa impositiva aumentó del 4 por ciento al 4.125 por ciento, a partir de octubre del 1984; a 5.25 por ciento, efectivo desde enero del 1987; a 6.0 por ciento, efectivo desde octubre del 1987; y al 6.25 por ciento, efectivo a partir de julio del 1990. La base del impuesto sobre las ventas se amplió mediante la derogación de exenciones seleccionadas y adiciones de servicios imponibles en octubre del 1987 y enero del 1988.
Fuentes: Contralor de Cuentas Públicas de Texas, Oficina Nacional de Investigación Económica y IHS Markit.

Exhibit 4 - 11 data



Antes de la pandemia, la Gran Recesión fue la única recesión más reciente que afectó significativamente las recaudaciones. Las recaudaciones de impuestos sobre las ventas de Texas disminuyeron en un promedio de 9.5 por ciento durante 14 meses consecutivos desde febrero del 2009 a marzo del 2010. Noviembre del 2009 marcó la mayor disminución de un mes desde septiembre del 1983, con un 14.5 por ciento.

EL FONDO DE ‘RAINY DAY

Los fondos estatales de estabilización de ingresos, a menudo llamados fondos de "rainy day,” están destinados a permitir a los estados a reservar dinero en períodos financieros relativamente buenos para su uso durante recesiones económicas o emergencias. Todos los estados tienen alguna forma de este tipo de fondos, pero los términos de su uso varían ampliamente, al igual que sus saldos.

Según un informe reciente de la Tax Foundation, el promedio del saldo de fondos del “rainy day” entre los estados en el comienzo del año fiscal del 2020 fue equivalente al 8 por ciento de sus gastos del fondo general, considerablemente mejores que el promedio de 4.8 por ciento registrado al inicio del Gran Recesión en el 2008. Dos estados, sin embargo, Illinois y Kansas, tenían poco o nada en sus fondos de reserva ($4 millones y cero, respectivamente). Varios más: Arkansas, Kentucky, Nueva Jersey y Pensilvania - tenían saldos iguales a 3 por ciento o menos de sus gastos generales.

Por el contrario, el fondo del “rainy day” de Texas, el Fondo Económico de Estabilización, o por su nombre en inglés Economic Stabilization Fund (ESF) tendrá un saldo neto de créditos, de $7.8 mil millones al final del año fiscal del 2020. Eso equivale a casi el 13 por ciento del gasto total - y esta cantidad es después de miles de millones de dólares utilizados para apoyar la financiación suplementaria para el año fiscal del 2019 y cuidado de crianza, gastos de Medicaid y los gastos relacionados con el Huracán Harvey en el año fiscal 2020. La oficina de la Contraloría espera que el saldo sea un poco más de $8.5 mil millones para cuando la Legislatura se reúna para su sesión en el 2021.

El ESF fue creado por una enmienda de noviembre del 1988 a la Constitución de Texas, luego de una recesión vinculada en gran parte a los bajos precios del petróleo. Hasta el año fiscal del 2015, el fondo del “rainy day” recibió el 75 por ciento de los ingresos de los impuestos del petróleo y gas natural de cada año de la producción en el año fiscal del 1987. Los montos fueron de $531.9 millones para el petróleo y $599.8 millones para el gas. En noviembre del 2014, una enmienda constitucional del estado cambió esta asignación, haciendo que el ESF compartiera la mitad de los impuestos de producción "en exceso" y enviando el resto al Fondo Estatal de Carreteras, por su nombre en inglés, State Highway Fund (SHF).

Durante más de una década, el fondo contuvo relativamente pequeñas sumas, con saldos finales inferiores a $10 millones en el año fiscal del 1995 a 1997. El ESF no logró un saldo final de más de $1 mil millones hasta el 2007, reflejando el renacimiento gradual del petróleo y el gas en Texas, una industria impulsada por nuevos métodos de producción como "fracking”. A partir de entonces, el saldo del fondo del ESF se disparó, terminando por encima de $10 mil millones al final del año fiscal 2017, 2018 y 2019.

Antes de la sesión legislativa del 2019, gran parte de los ingresos del ESF se mantuvieron en inversiones de bajo rendimiento y eso apenas mantuvo el ritmo de la tasa general de inflación. La legislación de ese año permitió que la oficina de la Contraloría moviera hasta el 75 por ciento del ESF a unas inversiones prudentes, pero de mayor rendimiento para mantener el poder adquisitivo del estado. La agencia ha tomado medidas para preservar la liquidez del fondo para el flujo de caja de préstamos y créditos legislativos.

Transferencias programadas para noviembre del 2020 a los fondos de ESF y SHF es probable que sean más pequeñas que las cantidades proyectadas en la Estimación de Ingresos de Certificación 2020-21, publicada en octubre del 2019, en una medida que aún no puede ser estimado confiablemente pero que podría ser significativo. La oficina de la Contraloría espera dar a conocer una actualización de la estimación de ingresos para el año fiscal 2020 y 2021 en julio que pronostique esta revisión de la disminución en los fondos.

El alcance de la reducción en los ingresos pronosticados, y la medida en que las cantidades disponibles para la transferencia para los fondos del ESF y SHF es probable que disminuyan y dependerá en una serie de factores, incluyendo hasta qué punto la actividad económica de Texas continúa siendo afectada por el COVID-19, la medida en que la confianza del consumidor y la actividad económica regresa junto con los cambios en los precios del petróleo crudo y la actividad de exploración y desarrollo y otros factores fuera del control del estado.

Los ingresos por impuestos a las ventas están impulsados principalmente por cobros del comercio minorista (Anexo 5), que representa un reciente promedio de alrededor del 36 por ciento de los ingresos totales por impuestos a las ventas. En general, los ingresos fiscales de las ventas de bienes discrecionales tales como productos electrónicos de uso personal, tienden a disminuir antes y durante las recesiones, ya que muchos consumidores pierden ingresos o empleos, disminuyendo su habilidad o disposición para hacer tales compras.

ANEXO 5:CAMBIO DE AÑO A AÑO EN VENTAS Y USO DE INGRESOS FISCALES, SECTOR COMERCIAL AL POR MENOR CUARTO TRIMESTRE 1993 - SEGUNDO TRIMESTRE FISCAL 2020

Fuentes: Contralor de Cuentas Públicas de Texas, Oficina de Investigación Económica y IHS Markit


En recesiones anteriores, la caída de las recaudaciones de impuestos sobre las ventas se retrasó varios meses después del comienzo de la recesión. Ahora, sin embargo, estamos viendo disminuciones inmediatas en ingresos, debido al cierre y reducción de la operación de muchas empresas.

Los precios extremadamente bajos del petróleo también afectan los ingresos del impuesto a las ventas. El componente más volátil del impuesto a las ventas es el gasto de empresas en equipo de minería de petróleo y gas, que se correlaciona fuertemente con precios de la energía (Anexo 6).

CAMBIO DE AÑO A AÑO EN VENTAS Y USO DE INGRESOS FISCALES, SECTOR MINERO CUARTO TRIMESTRE FISCAL 1993 - SEGUNDO TRIMESTRE FISCAL 2020

Fuentes: Contralor de Cuentas Públicas de Texas, Oficina de Investigación Económica y IHS Markit


VENTA DE VEHÍCULOS DE MOTOR E IMPUESTOS DE RENTA

Las ventas de vehículos motorizados y los impuestos de renta proporcionan a Texas la segunda mayor fuente de ingresos fiscales, contabilizando el 8.4 por ciento de los ingresos fiscales totales en el año fiscal del 2019.

Si bien los aumentos del precio del petróleo pueden contribuir a la disminución en ventas de automóviles, una investigación del Banco de la Reserva Federal de St. Louis indica que las caídas en tales ventas tienden a ser más estrechamente vinculadas a los cambios en la economía en general (Anexo 7).

ANEXO 7: YCAMBIO DE AÑO A AÑO EN VENTAS Y USO DE INGRESOS FISCALES, SECTOR MINERO CUARTO TRIMESTRE FISCAL 1993 - SEGUNDO TRIMESTRE FISCAL 2020

Nota: Se produjeron grandes aumentos interanuales en las recaudaciones luego de los aumentos en la tasa del impuesto a las ventas de vehículos motorizados de Texas, que aumentó de un 4.0 por ciento a un 5.0 por ciento en 1984; de un 6.0 por ciento en 1987; y a un 6.25 por ciento en 1991. Las colecciones también aumentaron sustancialmente inmediatamente después de la Gran Recesión, principalmente debido a la demanda acumulada de vehículos automotores y las bajas tasas de interés.
Fuentes: Contralor de Cuentas Públicas de Texas, Oficina Nacional de Investigación Económica y IHS Markit


Tras el final de la recesión del 2001, las ventas de vehículos de motor y los impuestos de renta de Texas mantuvieron un año fiscal de bajas mensuales (septiembre del 2002 a agosto del 2003), con un promedio de -8.4 por ciento. En la Gran Recesión, la industria automotriz fue una de las más afectadas. En Texas, las colecciones cayeron durante 24 meses consecutivos desde marzo del 2008 hasta febrero del 2010, con un promedio de -14.9 por ciento durante el período. El mayor descenso de un mes desde Septiembre del 1982 ocurrió en la recesión actual, con la caída de abril del 2020 con un 44.7 por ciento.

IMPUESTOS A LOS COMBUSTIBLES DE MOTOR

Impuestos sobre la gasolina y el diésel (así como otros combustibles como el gas de petróleo comprimido y licuado) representaron el 6.3 por ciento de los dólares de impuestos de Texas en fiscal del 2019.

El combustible diésel se usa mucho en el comercio transporte, y sus ingresos fiscales se ven afectados principalmente por condiciones económicas generales. Ingresos por impuestos a la gasolina, por otro lado, es más susceptible a cambios en demografía y actitudes culturales, como cambios y actitudes de la población hacia los desplazamientos. Ya que el diésel solo representa una cuarta parte de los impuestos a los combustibles para motores, el impacto de las condiciones de la economía en general sobre los impuestos de combustible del motor es algo silenciado (Anexo 8).

De las tres más recientes recesiones, la que vio el mayor decline en un único mes fue la de los principios de la década de los 90 donde la baja interanual de colecciones del impuesto sobre el combustible del motor fue de un -20.8 por ciento en enero del 1991. La Gran Recesión provocó la más larga racha de meses consecutivos en decline desde noviembre del 2009 hasta marzo del 2010, con un promedio de -2.6 por ciento.

ANEXO 8: CAMBIO DE AÑO A AÑO EN IMPUESTOS DE COMBUSTIBLE DE MOTOR, CUARTO TRIMESTRE FISCAL 1985 - SEGUNDO TRIMESTRE FISCAL 2020

Nota: Se produjeron grandes cambios interanuales en las colecciones luego de los cambios en la tasa de gasolina y diésel. La tasa impositiva para ambos aumentó de 10 centavos por galón a 15 centavos por galón en 1987, y a 20 centavos por galón en 1991.
Fuentes: Contralor de Cuentas Públicas de Texas, Oficina Nacional de Investigación Económica y IHS Markit


IMPUESTOS DE PRODUCCIÓN DEL PETRÓLEO Y GAS NATURAL

Producción de petróleo y recaudación de impuestos regulatorios, que generó un 6.5 por ciento de los ingresos fiscales totales en fiscal del 2019, son extremadamente volátiles. (Vea nuestro artículo sobre el Fondo de Estabilización Económica de Texas en este tema para mayor detalle sobre cómo la recaudación de impuestos por el seguro de desempleo afecta la tesorería del estado.)

La producción de petróleo, obviamente, es más fuerte influenciado por los cambios en los precios del petróleo (Anexo 9). La cadena más larga de caídas mensuales consecutivas interanuales en la reciente historia de Texas ocurrió desde diciembre del 2014 hasta octubre del 2016, con una disminución promedio de 34.3 por ciento. Durante el mismo período, los precios del petróleo disminuyeron en un promedio de 33.2 por ciento.

ANEXO 9: CAMBIO DE AÑO A AÑO EN EL IMPUESTO SOBRE LA PRODUCCIÓN DE PETRÓLEO PRIMER TRIMESTRE FISCAL 1983 - SEGUNDO TRIMESTRE 2020

Nota: El anexo también incluye los ingresos del impuesto a la regulación del petróleo, que fue derogado el 1ero de septiembre del 2015.
Fuentes: Contralor de Cuentas Públicas de Texas, Oficina Nacional de Investigación Económica, IHS Markit y Administración de Información Energética de los Estados Unidos


Los precios del petróleo y la producción de gas natural también son interrelacionados (Anexo 10). Por ejemplo, las caídas de los precios en el petróleo pueden conducir a una disminución de la producción de “gases asociados” producidos por pozos petroleros. Los impuestos sobre la producción del gas natural representaron el 2.8 por ciento del impuesto total de los ingresos en el año fiscal del 2019. La más reciente y larga racha de caídas mensuales interanuales en los impuestos a la producción de gas natural.

ANEXO 10: CAMBIO DE AÑO A AÑO EN IMPUESTO A LA PRODUCCIÓN DE GAS NATURAL PRIMER TRIMESTRE FISCAL 1983 - PRIMER TRIMESTRE FISCAL 2020

Nota: Los cambios interanuales superiores al 100 por ciento no se incluyen en la gráfica. Fuentes: Contralor de Cuentas Públicas de Texas, Oficina Nacional de Investigación Económica, IHS Markit y Administración de Información Energética de los Estados Unidos.


IMPUESTOS DE OCUPACIÓN DEL HOTEL

Los impuestos de ocupación hotelera representan una parte modesta de los ingresos tributarios totales de Texas (1.1 por ciento en el año fiscal del 2019). Pero como los hoteles obtienen la mayor parte de sus ingresos de los ingresos discrecionales de los consumidores, los ingresos fiscales de la ocupación hotelera son altamente susceptibles a los declines de una economía (Anexo 11). Las pérdidas de ingresos serán más agravadas por una disminución significativa en los viajes de negocios y de placer durante la actual pandemia. El mayor descenso interanual de un mes en los impuestos de ocupación hotelera (-27.8 por ciento) ocurrieron dos meses después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, que cerró gran parte de la industria de viajes. Siendo que hasta este año se superó este récord con un descenso interanual del 62.8 por ciento en abril del 2020.

ANEXO 11: CAMBIO DE AÑO A AÑO EN EL IMPUESTO DE OCUPACIÓN DEL HOTEL PRIMER TRIMESTRE FISCAL 1983 - SEGUNDO TRIMESTRE FISCAL 2020

Nota: los cambios anuales superiores al 100 por ciento no se incluyen en la gráfica. Se produjeron grandes cambios interanuales en las recaudaciones luego de los cambios en la tasa impositiva de ocupación hotelera, que aumentó de 3.0 por ciento a 4.0 por ciento en 1984 y hasta 6.0 por ciento en 1987.
Fuentes: Contralor de Cuentas Públicas de Texas, Oficina Nacional de Investigación Económica y IHS Markit


PREPARANDOSE PARA EL DÉFICIT DE INGRESOS

La Estimación de Ingresos por Certificación del Fiscal 2020-21 de la Contraloría (CRE por sus siglas en inglés), publicada en octubre del 2019, proyectaba $121.8 mil millones disponibles para gastos de propósito general en el bienio actual. La agencia actualmente planea lanzar una estimación actualizada en julio del 2020.

Dados los limitados datos económicos y epidemiológicos disponibles actualmente, es difícil proyectar hasta qué punto las recaudaciones de ingresos de Texas puedan disminuir, pero es probable que sea significativamente más bajas que los observados en otras recientes recesiones. Por ahora, la oficina de la Contraloría anticipa una revisión de la baja de la estimación del CRE de por lo menos varios miles de millones de dólares.

Para el bienio actual, Texas tiene una serie de herramientas para administrar su flujo de efectivo en respuesta a la caída de los ingresos. Cuando la Legislatura se reúna en el 2021, los legisladores pueden considerar respuestas de políticas y estrategias presupuestarias para abordar cualquier déficit de ingresos en curso.

El Anexo 12 describe las respuestas legislativas de Texas a los desafíos fiscales planteados por la Gran Recesión, que afectó los ingresos en Texas más tarde que en otros estados.

ANEXO 12: RESPUESTA LEGISLATIVA DE TEXAS AL DESAFÍO FISCAL, SESIÓN LEGISLATIVA 2011

CERRANDO EL DÉFICIT DEL 2011 (EN MIL MILLONES)
Reducir el gasto durante el bienio 2010-2011 $1.2
Usar Fondo de Estabilización Económica $3.2
Subtotal, cierre del déficit del 2011 $4.4
SOLUCIONES DE INGRESOS (EN MIL MILLONES)
Aumentar los ingresos recurrentes $0.7
Crear ingresos únicos $1.4
Estimación revisada de ingresos y otros ingresos $1.9
Hacer que algunos fondos dependan de la mejora de la recaudación de ingresos $1.0
Subtotal, soluciones de ingresos $5.0
GASTOS DE SOLUCIONES Y RESPUESTAS (EN MIL MILLONES)
Reducir la financiación de los derechos a los distritos escolares locales $4.0
Aplazar el pago de agosto del 2013 a los distritos escolares hasta septiembre del 2013 $2.3
Contener costos en Medicaid $1.8
Reducir los fondos de Medicaid en 2013 $4.3
Reducir otros gastos en el bienio 2012-2013 $5.2
Subtotal, soluciones de gasto y respuestas $17.6
Brecha estimada entre los ingresos disponibles y las demandas actuales de servicio $27.0

Nota: Los totales pueden no sumar debido al redondeo.
Fuente: Junta Legislativa del Presupuesto


En la actualidad, la economía de Texas obtendrá su mayor impulso de la ayuda federal, sobre todo de su parte del paquete de estímulo federal de $2 billones financiado a través de la Ley de Ayuda al Coronavirus, Alivio y Seguridad Económica de 2020. Los trabajadores desempleados y las empresas más afectadas recibirán la mayor parte de esta financiación (Anexo 13).

ANEXO 13:FINANCIACIÓN DE LA LEY DE AYUDA PARA EL CORONAVIRUS, ALIVIO Y SEGURIDAD ECONÓMICA

DESTINATARIOS CANTIDAD TOTAL (EN MIL MILLONES) PARTE DEL PAQUETE TOTALE
Individuos/familias $603.7 30%
Grandes negocios* $500.0 25%
Pequeños negocios $377.0 19%
Gobiernos estatales y locales $340.0 17%
Servicios públicos $179.5 9%

* Los negocios "grandes" en virtud de la ley se definen como aquellas con 500 o más empleados.
Nota: Las organizaciones sin fines de lucro, las organizaciones de veteranos y Los negocios con menos de 500 empleados, así como las personas que trabajan por cuenta propia y los contratistas independientes, son elegibles para la ayuda a las pequeños negocios.
Fuente: Visual Capitalist


Otro alivio federal será financiado a través de la Ley de Asignaciones Suplementarias de Preparación y Respuesta del Coronavirus (H.R. 6074), la Ley de Respuesta del Primer Coronavirus de las Familias (H.R. 6201) y la Ley de Revocación de Impuestos de Beneficios de Salud de Clase Media del 2019 (H.R.748). FN

Haga un seguimiento de las respuestas de otros estados al COVID-19 en el sitio web de Tax Foundation, una organización independiente sin fines de lucro de política tributaria, en taxfoundation.org/state-tax-coronavirus-covid19.

RESPUESTA DEL CONTRALOR A LA PANDEMIA

Por Michael Castellon

A medida que el COVID-19 se extendió, afectando gran parte de Asia y Europa y luego apareciendo en ambas costas de los Estados Unidos, se hizo evidente para los funcionarios de la oficina de la Contraloría de Texas que tenía el potencial de interrumpir sus operaciones en todo el país y afectar los servicios que presta a los contribuyentes de Texas, pequeñas empresas, industrias y otras agencias estatales.

La agencia tomó medidas para asegurar sus operaciones para el personal y los contribuyentes. La primera respuesta incluyó asegurar las instalaciones de la Contraloría y garantizar la salud de los miembros del personal. Las precauciones incluyeron una campaña agresiva para mejorar la higiene, la sanitización y otros métodos para limitar un brote en cualquiera de las instalaciones y oficinas locales de la Contraloría en todo el estado y en ciudades de todo el país.

Medir la salud de la infraestructura de tecnología de la información de la agencia también se convirtió en algo primordial. Específicamente, la Contraloría probó la capacidad del sistema para acomodar a más de 2,500 empleados al conectarse de forma remota con una interrupción mínima para los contribuyentes. Las pruebas a mediados de marzo resultaron exitosas, y el 16 de marzo comenzó un protocolo de trabajo en casa para toda la agencia.

Con el personal y los sistemas protegidos y configurados de manera segura, los funcionarios de la agencia podrían comenzar a planificar su respuesta a la pandemia, lo que ha resultado en un número récord de reclamos por desempleo e interrupciones que afectan prácticamente a todas las industrias.

La agencia produjo rápidamente una página web de respuesta ante emergencias del COVID-19 para contribuyentes y notificó a miles de ellos sobre el nuevo recurso por correo electrónico. La página proporciona herramientas en línea junto con un tutorial y describe una serie de adaptaciones para los contribuyentes afectados por el COVID-19. También les recordamos a los contribuyentes que nuestro sistema de Webfile permite a las empresas enviar reportes de impuestos sobre las ventas, realizar pagos, cambiar domicilios para recibir correspondencia, cerrar ubicaciones y más, 24/7. Una nueva sección de nuestra página web de emergencia contiene información sobre iniciativas de estímulo disponibles para los gobiernos locales.

La agencia ha intentado mejorar la carga de los contribuyentes de Texas como sea posible dentro del contexto de la ley estatal. Hemos extendido la fecha de vencimiento para los reportes de impuestos de franquicia del 2020 hasta el 15 de julio para que sea coherente con los plazos del IRS. Ofrecemos extensiones de hasta 90 días para pagar los impuestos de venta de vehículos automotores. Para las empresas que luchan por remitir los impuestos sobre las ventas que recaudan, ofrecemos acuerdos de pago a corto plazo y, en la mayoría de los casos, exenciones de multas e intereses.

Para las operaciones de auditoría, hemos suspendido temporalmente el plazo de 60 días para impugnar los resultados de la auditoría, tanto para la redeterminación como para las audiencias de reembolso. La agencia también renuncia a los intereses devengados durante este período y notifica a las empresas para restablecer una fecha límite de solicitud en una fecha posterior.

Invitamos a los funcionarios del gobierno local a utilizar los recursos en línea de la Contraloría para familiarizarse con el Fondo de Alivio del Coronavirus, la Instalación de Liquidez Municipal y la Instalación de Financiación de Papel Comercial como oportunidades para asegurar la financiación de estímulo para sus comunidades.

Vea una lista detallada de las respuestas del Contralor al COVID-19 y una lista de iniciativas de estímulo del gobierno local en línea .

HB855 Browser Statement

In 2015, the Texas Legislature passed House Bill 855, which requires state agencies to publish a list of the three most commonly used Web browsers on their websites. The Texas Comptroller’s most commonly used Web browsers are Google Chrome, Microsoft Internet Explorer and Apple Safari.

We support: